Proyecto BELLA beneficiará intercambio de datos del telescopio CTA, en Chile

- 28/04/2021

 

La conectividad puede ser un grande obstáculo para proyectos globales que incluyan investigación colaborativa entre científicos ubicados en diversas partes del mundo. Pensando en este, la RNP, que está conectada a otras redes académicas internacionales, y la RedCLARA, que desarrolla y opera una red regional para la América Latina, forman parte del proyecto BELLA (Building European Link with Latin America), que se dedica a la construcción de una conexión directa entre la América Latina y Europa.

Gracias a esa iniciativa, será posible atender a las demandas de infraestructura y sus necesidades de transmisión de datos del Cherenkov Telescope Array (CTA), el más grande y sensible observatorio terrestre del mundo para astronomía de rayos gama en energías muy altas.

Con más de 100 telescopios ubicados en dos observatorios en los hemisferios norte y sur – en el Observatorio Roque de los Muchachos, en la Isla de La Palma (Canarias, España) y acerca del Observatorio de Paranal (Chile) – y gestión de datos almacenados en otras ubicaciones en Europa, el CTA posee requisitos de grandes transferencias de datos.

En Chile, la base del CTA está ubicada a menos de 10 KM al sudeste del Observatorio de Paranal del Observatorio Sulino de Europa (ESO), en el Desierto de Atacama, que se la consideran una de las regiones más secas y aisladas del planeta. Así, la utilización de redes avanzadas en América Latina y Europa desempeñan un papel fundamental para hacer sencilla la compartición de datos y requisitos de transferencia del CTA. 

El CTA es el primero observatorio de este tipo en el mundo, y será accesible a las comunidades globales de astronomía y de física de partículas, abarcando unos de los mayores misterios de la astrofísica, detectando rayos gama con la sensibilidad sin precedentes y expandiendo el catálogo de fuentes cósmicas en diez veces.

La conectividad proveída de conexión para el CTA Sur se está construyendo por el Programa BELLA, financiado conjuntamente por la Unión Europea y redes académicas en América del Sur. Ella consiste de una conexión terrestre, atravesando el Chile, Argentina y Brasil, para alcanzar Fortaleza en Ceará, siendo la mayor parte operada por la Red Clara. A partir de Fortaleza el tráfico usará el cable submarino Ellalink, que conecta Fortaleza a Sines, Portugal. Así, los datos llegan hasta la red académica europea, la GÉANT, mediante Lisboa y Madrid, donde siguen hacia Alemania. Esa cadena punta a punta más que atenderá a las necesidades de transferencia de datos del CTA entre los dos continentes.

En la Alemania, se reciben los datos de los dos observatorios CTA y se los gestionan en Science Data Management Center (SDMC) en Berlín Zeuthen, conectado a la red nacional de investigación y educación alemana, DFN. Finalmente, los datos se ponen a disposición de los investigadores, independiente de donde ellos estén, mediante redes avanzadas en todo el mundo.

 “Resolver los desafíos de la conectividad y el uso de instrumentos más sensibles es de extrema importancia para dotar la comunidad global de investigadores con informaciones relevantes, como es el caso del CTA. A partir de la grande capacidad y conectividad proveídas por redes académicas, el mayor volumen de datos recolectados por los telescopios más sensibles llegará para su análisis a investigadores de astronomía y física en todo el mundo. Entre otros resultados, se espera expandir el catálogo de fuentes de rayos cósmicos en por lo menos dos veces, un grande avance para los estudiosos”, comenta Michael Stanton, científico de redes de la RNP.

Acerca del proyecto BELLA

El Programa BELLA atiende a las necesidades de interconectividad de largo plazo de las comunidades de investigación y educación europeas y latinoamericanas, alcanzadas mediante de dos proyectos: BELLA-S, que asegura derechos de espectro en el cable submarino EllaLink y asegura requisitos de conectividad “a la prueba de futuro”; y BELLA-T, que prevé la conclusión de la conectividad de fibra para las redes avanzadas latinoamericanas – llevando la tan necesaria conectividad de alta velocidad e igualdad de acceso para las comunidades de investigación y educación en todo el continente.

Fuente: Proyecto BELLA

 

La conectividad puede ser un grande obstáculo para proyectos globales que incluyan investigación colaborativa entre científicos ubicados en diversas partes del mundo. Pensando en este, la RNP, que está conectada a otras redes académicas internacionales, y la RedCLARA, que desarrolla y opera una red regional para la América Latina, forman parte del proyecto BELLA (Building European Link with Latin America), que se dedica a la construcción de una conexión directa entre la América Latina y Europa.

Gracias a esa iniciativa, será posible atender a las demandas de infraestructura y sus necesidades de transmisión de datos del Cherenkov Telescope Array (CTA), el más grande y sensible observatorio terrestre del mundo para astronomía de rayos gama en energías muy altas.

Con más de 100 telescopios ubicados en dos observatorios en los hemisferios norte y sur – en el Observatorio Roque de los Muchachos, en la Isla de La Palma (Canarias, España) y acerca del Observatorio de Paranal (Chile) – y gestión de datos almacenados en otras ubicaciones en Europa, el CTA posee requisitos de grandes transferencias de datos.

En Chile, la base del CTA está ubicada a menos de 10 KM al sudeste del Observatorio de Paranal del Observatorio Sulino de Europa (ESO), en el Desierto de Atacama, que se la consideran una de las regiones más secas y aisladas del planeta. Así, la utilización de redes avanzadas en América Latina y Europa desempeñan un papel fundamental para hacer sencilla la compartición de datos y requisitos de transferencia del CTA. 

El CTA es el primero observatorio de este tipo en el mundo, y será accesible a las comunidades globales de astronomía y de física de partículas, abarcando unos de los mayores misterios de la astrofísica, detectando rayos gama con la sensibilidad sin precedentes y expandiendo el catálogo de fuentes cósmicas en diez veces.

La conectividad proveída de conexión para el CTA Sur se está construyendo por el Programa BELLA, financiado conjuntamente por la Unión Europea y redes académicas en América del Sur. Ella consiste de una conexión terrestre, atravesando el Chile, Argentina y Brasil, para alcanzar Fortaleza en Ceará, siendo la mayor parte operada por la Red Clara. A partir de Fortaleza el tráfico usará el cable submarino Ellalink, que conecta Fortaleza a Sines, Portugal. Así, los datos llegan hasta la red académica europea, la GÉANT, mediante Lisboa y Madrid, donde siguen hacia Alemania. Esa cadena punta a punta más que atenderá a las necesidades de transferencia de datos del CTA entre los dos continentes.

En la Alemania, se reciben los datos de los dos observatorios CTA y se los gestionan en Science Data Management Center (SDMC) en Berlín Zeuthen, conectado a la red nacional de investigación y educación alemana, DFN. Finalmente, los datos se ponen a disposición de los investigadores, independiente de donde ellos estén, mediante redes avanzadas en todo el mundo.

 “Resolver los desafíos de la conectividad y el uso de instrumentos más sensibles es de extrema importancia para dotar la comunidad global de investigadores con informaciones relevantes, como es el caso del CTA. A partir de la grande capacidad y conectividad proveídas por redes académicas, el mayor volumen de datos recolectados por los telescopios más sensibles llegará para su análisis a investigadores de astronomía y física en todo el mundo. Entre otros resultados, se espera expandir el catálogo de fuentes de rayos cósmicos en por lo menos dos veces, un grande avance para los estudiosos”, comenta Michael Stanton, científico de redes de la RNP.

Acerca del proyecto BELLA

El Programa BELLA atiende a las necesidades de interconectividad de largo plazo de las comunidades de investigación y educación europeas y latinoamericanas, alcanzadas mediante de dos proyectos: BELLA-S, que asegura derechos de espectro en el cable submarino EllaLink y asegura requisitos de conectividad “a la prueba de futuro”; y BELLA-T, que prevé la conclusión de la conectividad de fibra para las redes avanzadas latinoamericanas – llevando la tan necesaria conectividad de alta velocidad e igualdad de acceso para las comunidades de investigación y educación en todo el continente.

Fuente: Proyecto BELLA

;