Descubra cómo los certificados digitales validan los documentos electrónicos

- 22/01/2021

En la era digital, las firmas electrónicas juegan un papel fundamental al certificar la integridad, la autenticidad y la autoría de los documentos. Son una forma legal de obtener consentimiento o aprobación en documentos o formularios electrónicos y pueden reemplazar una firma de puño y letra en casi todos los procesos personales o administrativos, excepto en los casos que requieran una firma cualificada.

Por citar algunos ejemplos, están los contratos, formularios de solicitud e inscripción, integración de nuevos colaboradores y proveedores, contratos de confidencialidad y, en el entorno de las universidades, los diplomas digitales.

Incluso antes de la pandemia y de la necesidad de acceso remoto, las transacciones con documentos físicos a menudo eran costosas o ineficientes, lo que aumentaba aún más la burocracia. Con la llegada de las firmas electrónicas, es posible acelerar este proceso, además de reducir los gastos con papel, tinta y envío, generando ahorros y además contribuyendo al medio ambiente. 

ICP-Brasil

En países de todo el mundo, la legislación actual necesitaba adaptarse a este nuevo comportamiento social. En 2000, Estados Unidos aprobó la ley ESIGN, que legaliza las firmas electrónicas para cualquier uso. En la Unión Europea, la Norma de Identificación Electrónica y Servicios de Confianza (eIDAS) entró en vigor en julio de 2016.

En Brasil, desde 2001, el Poder Público ha permitido el uso de firmas electrónicas en sus operaciones, con la Medida Provisional nº 2.200-2 / 01, que estableció el estándar de Infraestructura de Claves Públicas Brasileña (ICP-Brasil). 

ICP-Brasil está compuesta por Autoridades de Certificación (AC) que, mediante un conjunto de técnicas y procedimientos y un sistema de criptografía, son capaces de asegurar la identidad del emisor o receptor de los mensajes, además de la autenticidad de los documentos por medios electrónicos. En Brasil, ICP-Brasil se caracteriza por la presencia de un sistema jerárquico o vertical, donde existe la presencia de una AC-raíz, administrada por el Instituto Nacional de Tecnologia da Informação (ITI).

El 23 de septiembre de 2020, se aprobó la Ley nº 14.063/20, que contiene nuevos reglamentos sobre el tema, incluida la adopción de firmas electrónicas en interacciones con entidades públicas, como en cuestiones de salud y licencias de software. 

Esta ley estableció tres tipos de firmas electrónicas, simple, avanzadas y cualificadas. La firma cualificada, garantizada por certificados ICP-Brasil, estaría en la cima de esta jerarquía, seguida de la firma electrónica avanzada, garantizada por un certificado de características técnicas como las de los certificados personales ICPEdu, los cuales están dotados de validez legal, es decir, son oponibles a terceros y pueden utilizarse como prueba.

ICPEdu

El certificado personal de ICPEdu, servicio de certificación digital que ofrece RNP, permite la firma electrónica del tipo avanzado, ya que permite comprobar la integridad, la autenticidad y la autoría de los documentos, lo que garantiza su alto grado de fiabilidad. También detecta cualquier modificación posterior en el documento. 

 ICPEdu es el esfuerzo de RNP para viabilizar la implantación de una infraestructura de claves públicas académica. Hoy en día, además de la emisión de certificados del tipo SSL (ICPEdu - Corporativo) por parte de instituciones de educación y de investigación, las personas físicas vinculadas a estas instituciones también pueden emitir de forma segura sus propios certificados digitales, a través del servicio de ICPEdu - Certificado Personal. 

Para poder contar con ICPEdu en su institución, póngase en contacto con Service Desk de RNP, a través del e-mail atendimento@rnp.br o por teléfono  0800 722 0216.

;