Aprenda la diferencia entre Recursos Educativos Abiertos y Objetos de Aprendizaje

- 13/01/2017

Con la ampliación del acceso a Tecnologías de Información y Comunicación, se entiende la educación hoy de forma abierta, es decir, el estudiante y el profesor se convierten en co-actores en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Esos cambios hicieron con que las soluciones tecnológicas para la educación a distancia (EaD) lograsen la atención en el mundo como una alternativa de menor costo para la expansión de la educación, con el beneficio de mejorar la experiencia de aprendizaje del alumno en comparación a los cursos presenciales.

Influenciado por la cultura participativa del internet, ese modelo trajo con nuevos conceptos como los Recursos Educativos Abiertos (REA), definidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como cualquier material soportado por media que esté bajo dominio público o con una licencia abierta y que pueda utilizarse y adaptarse por terceros. Es decir, para considerarse un REA, se necesita que los materiales puedan retenerse, reutilizarse, revisarse, recombinarse y distribuirse, sin la necesidad de pago de derechos actoral o autorización adicional de los actores.

En ese escenario, surgen los Objetos de Aprendizaje (OAs), que también son recursos, digitales o no, con fines educativos. Éstos normalmente contienen video, texto, imagen y otras medias sincronizadas entre ellas, formando una aplicación multimedia. Sin embargo, la principal diferencia entre los dos conceptos está en el formato abierto, una vez que los REA necesitan estar totalmente disponibles para acceso y edición. Como ejemplos de formatos abiertos ya consolidados, podemos mencionar el PNG para imágenes, el WebM para vídeos y el HTML para páginas web.

Del mismo modo que esos recursos amplían el número de materiales disponibles, ellos también pueden ayudar los estudiantes a aprender más rápido y mejor. Según el coordinador del Laboratorio de Sistemas Avanzados de la Web de la Universidad Federal del Maranhão (UFMA), Carlos Salles, esas herramientas dan al profesor la oportunidad de despertar más fácilmente el interés de los estudiantes, sobre todo, de los más jóvenes, que consideran natural el hábito de buscar informaciones en el internet para aprender.

“Un grande desafío para el profesor es como enseñar determinado contenido para una grupo plural, ya que la clase es la misma tanto para el estudiante más preparado como para el menos preparado. En ese aspecto, OAs y REAs pueden apoyar esa discrepancia, ofreciendo al estudiante un contenido no lineal, con diversas opciones de navegación, para que él pueda individualizar la experiencia de aprendizaje de forma más próxima de sus necesidades”, explica Salles, que he participado del desarrollo de la herramienta Cacuriá para la creación de Objetos de Aprendizaje, sin que el profesor necesite de conocimientos en programación de computadoras o design. El Cacuriá fue resultados de un proyecto de la RNP en asociación con el laboratorio de la UFMA.

Actualmente, un proyecto de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar) desarrolla la plataforma REMAR, que ofrece herramientas de autoría y publicación de REAs, entre ellas la creación de modelos de juegos educativos. “La posibilidad de ofrecer modelos de juegos abiertos en una plataforma donde ellas pueden ser fácilmente adaptados por profesores, para atender a otras demandas, es un grande logro, con potencial para la difusión de conocimiento. Con la plataforma REMAR, cualquiera persona puede crear su juego, con su contenido y todo queda disponible para todos, como recurso educativo abierto”, afirma la coordinadora del proyecto en la UFSCar, Joice Otsuka. El proyecto es apoyado por la RNP y recibe recursos del Ministerio de la Educación, por la Coordinación de Perfeccionamiento de Personal de Nivel Superior (Capes).

Según ella, en el caso de que recursos más complejos, como juegos y simulaciones, se necesita ofrecer herramientas que favorezcan la edición de esos contenidos, una vez que el desarrollo de juegos educativos involucra un equipo multidisciplinar y, normalmente, un proceso largo y complejo. “Así, es importante que se provenga soluciones que favorezcan un desarrollo más sostenible y la colaboración. Y esa es justamente la idea de los REA”, complementa la investigadora.

;