Internet del Futuro

Internet como es conocida en los días de hoy tiene aproximadamente 40 años. Ante el estancamiento de esta arquitectura, la comunidad mundial de investigación está en constante búsqueda por un cambio de paradigma que proponga nuevas arquitecturas alternativas a la red actual.

A pesar de que el diseño original de Internet y la estructura flexible de la tecnología IP hayan posibilitado incontables servicios y aplicaciones, ellos también son la causa de las limitaciones de la red. Las soluciones encontradas hasta el momento para la evolución de Internet son paliativas y la inclusión de nuevas funcionalidades, no originalmente previstas en el proyecto anterior, tornaron la Internet que conocemos una verdadera “colcha de retazos”.

Entre los principales obstáculos de la arquitectura actual, están el agotamiento de direcciones IP, lo que impide el avance de la llamada Internet de las Cosas, limitaciones de desempeño, costos elevados de los ruteadores IP, naturaleza no escalable de las tablas de ruteo, brechas para incidentes de seguridad y ataques cibernéticos y los desafíos traídos por la Internet móvil.

Histórico

Con el lanzamiento de los proyectos Geni (Global Environment for Network Innovation), en el 2005, y FIND (Future Internet Innovation), en el 2006, la National Science Foundation (NSF) dio un fuerte impulso a la búsqueda de nuevas arquitecturas, incluyendo la provisión de ambientes de experimentación para validar las propuestas presentadas.

Con la participación de más de 50 universidades y la red académica norteamericana, Internet2, el ambiente Geni provee un laboratorio virtual en escala real, para el estudio experimental de redes y aplicaciones distribuidas.

Otros países, principalmente en Europa y en Asia, también lanzaron iniciativas de Internet del Futuro. En Europa, la Comisión Europea (CE) lanzó la iniciativa Fire (Future Internet Research and Experimentation) en el 2008 y una llamada coordinada en el 2010, en colaboración con el CNPq, para financiar un proyecto conjunto entre Brasil y la Unión Europea en redes de experimentación en Internet del Futuro.

Iniciado en octubre del 2011 y con término en el 2014, el Fibre tuvo como objetivo inicial proyectar, implementar y validar una infraestructura compartida para la investigación colaborativa en Internet del Futuro entre Brasil y Europa.

Proyecto Fibre

Contribuyendo para la inserción de Brasil en las discusiones globales sobre Internet del Futuro, el proyecto Pruebas en el Futuro de la Internet entre Brasil y Europa (Fibre) fue creado para proyectar, implementar y validar una infraestructura compartida para realizar investigación experimental y atender el uso conjunto por investigadores europeos y brasileños.

Iniciado en octubre de 2011 y con término en 2014, Fibre fue uno de los proyectos seleccionados en la primera Llamada Coordinada Brasil - Unión Europea en Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). Actualmente, cuenta con la participación de 16 instituciones, siendo diez de Brasil, cinco de Europa y una de Australia.

Las participantes brasileñas están realizando un grande desafío: preparar un entorno de pruebas que integre los recursos disponibles en cada institución, interconectados por la red de RNP. Ese entorno de pruebas brasileño está siendo conectado a los europeos ya existentes, dando origen a un entorno de pruebas conjunto que interconectará Brasil y Europa.

La infraestructura preparada por Fibre estará disponible para uso de terceros, es decir, para investigadores con propuestas de nuevos recursos o arquitecturas para la Internet del Futuro, que deberán validarse de modo experimental.