Cómo hacemos

RNP construye su ecosistema junto a las universidades y centros de investigación que lo componen. El proyecto, la implantación y la operación de dicha infraestructura, y los servicios para soporte a la educación y a la investigación, se utilizan del conocimiento y de la competencia de los investigadores y expertos en computación, y sistemas distribuidos brasileños y de socios internacionales. 

Basado en ese modelo, se hace la experimentación de redes y nuevas aplicaciones, la prueba de arquitecturas para internet, la ingeniería para una nueva generación de la red Ipê, el modelo de prototipo y la evolución de servicios, un proyecto para la comunidad temática y la capacitación de recursos humanos. En especial, 27 instituciones son sedes de los Puntos de Presencia (PoP), que extienden y representan RNP en cada unidad de la federación y mantienen, en cooperación estrecha, una operación segura y de calidad en el ámbito nacional e internacional.

Como soporte fundamental para que grupos y centros de investigación ejecuten lo que se suele llamar e-Ciencia, la generación de conocimiento apoyada por recursos distribuidos y la ciberinfraestructura para investigación ofrecen recursos de comunicación, almacenamiento y computación de alto desempeño. Para dar apoyo a la educación y a la colaboración a distancia global, todos los campos, independiente de su ubicación, deben tener acceso, con la misma capacidad y calidad, al portfolio de servicios avanzados. 

Para eso, RNP promueve y desarrolla alianzas públicas y privadas que viabilizan la superación de barreras de infraestructura, tecnología y calificación. Para construir soluciones junto a la comunidad académica, se comparten los beneficios y promueven el desarrollo de la educación y de la ciencia y tecnología a favor de los brasileños. Para alcanzar el reto, la organización busca siempre convertir ese ecosistema abarcador, seguro, simple y eficaz. 

Todo es posible debido a los recursos recibidos de sus organismos financiadores, a saber los ministerios de la Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones, Educación, Salud y Cultura, firmados en su Contrato de Gestión, entre la gobernanza corporativa, compuesta por dichos ministerios, representando el Estado brasileño, y por universidades, sociedades científicas, usuarios y asociados, representando la sociedad civil.