Primera máquina capaz de gestionar redes en Brasil está en funcionamiento a la UFRGS

Primera máquina de gestión de redes en Brasil está en operación a la UFRGS

En 1992, la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS) fue la primera institución en tener una máquina capaz de gestionar redes en Brasil. El equipo vino en el mismo lote de las estaciones de trabajo solicitadas para la Eco-92, las que viabilizaron la primera conexión de internet del país entre Río y São Paulo. La Penta fue concedida a la universidad a través del proyecto de investigación de Liane Tarouco, autora del primer libro sobre redes de computadoras de Brasil, publicado en 1977. "Tal vez la Penta sea la estación de trabajo más antigua que aún funciona en el país" informó Liane, homenajeada por la RNP con el diploma de Constructores de Internet.br.

Según la profesora de la UFRGS, además de la innovación que trajo el sistema de gestión de redes - en la época, el software utilizado era el Sun Net Manager, de la Sun Microsystems - Penta ha posibilitado la implantación de un servidor web, que hasta el momento aún no era usado. "Las primeras páginas web alojadas en Penta tienen fecha de 1994. Tal vez sea uno de los más antiguos servidores web del país", afirmó. Penta también tenía un servidor de correo electrónico, cuando se creó el dominio penta.ufrgs.br, que existe hasta hoy, aunque está alojado en otra máquina. El equipo todavía permitió explorar otros servicios innovadores, como Gopher, que tenía un motor de búsqueda por palabra clave y con indexación, precursor de lo que hoy es el Google.

En 1992, la UFRGS también fue la primera universidad del país en tener una supercomputadora, el CRAY YMP-2E, el primero instalado debajo de la línea del Ecuador. Con una capacidad de 300 megaflops, la superordenadora tenía memorias y procesamientos vectoriales y una estructura matricial que permitía cálculos paralelos de hasta 64 operaciones simultáneas. Para viabilizar el acceso de la comunidad científica al Centro de Supercomputación de la UFRGS, seis redes locales de la universidad en diversos campus fueron interconectadas por un backbone de fibra óptica, algo pionero para la época.

Según Liane, Penta ayudaba a hacer la gestión de la red de acceso al CRAY, que se podía utilizar remotamente por investigadores de la UFRGS gracias a ese backbone de fibra óptica, para la visualización de datos. "Para los astrónomos, por ejemplo, los datos generados por los telescopios se procesaban en CRAY y luego se les visualizaba en otras máquinas. Los ingenieros civiles tenían un proyecto de cálculo de estructuras utilizando el método de elementos finitos. La Física, el Instituto de Investigaciones Hidráulicas y el Centro de Ecología también eran los grandes grupos de usuarios dentro de la UFRGS ", recuerda la investigadora.

Por cuenta de la gran demanda por la supercomputadora CRAY, la conexión entre Porto Alegre y São Paulo fue ampliada a 64 Kb/s, primera línea con esa velocidad fuera del eje Rio-São Paulo. La UFRGS tenía acceso a internet desde 1989, por la conexión con la Fapesp (Fundación de Amparo a la Investigación del Estado de São Paulo). Con el lanzamiento de la primera red nacional por la RNP, los investigadores de otras universidades pudieron hacer uso de la supercomputadora CRAY para realizar sus experimentos.

Penta sigue operando en el Centro de Procesamiento de Datos de UFRGS, con 8 GB de disco y 48 MB de memoria RAM, y aún aloja el servidor web más antiguo del país, disponible en penta.ufrgs.br(link is external). "Si la Penta fuera un humano, ella sería un humano biónico", dijo Liane, aludiendo a los "trasplantes" de piezas recibidas de otras máquinas. "Hicimos un levantamiento para ver qué máquinas estaban más tiempo sin reiniciar, y la Penta estaba en el frente, con 800 días sin parar. Cuando empezó a ponerse más vieja, empezamos a transferir los sistemas críticos, como el correo electrónico a otras máquinas". El nombre Penta fue dado por Liane, en referencia al simbolismo de los pentagramas.