Acciones de telemedicina y telesalud cambian la realidad de la salud en Brasil

Acciones cambian la realidad de la salud en Brasil

Siempre que necesitaba hacer un examen de la vista, la costurera Ana do Nascimento se despertaba antes de que el sol naciera, cogía un ómnibus que demoraba dos horas para llegar al centro de Goiânia y pasaba toda la mañana en un hospital público, esperando su turno de ser atendida por un oftalmólogo que pudiese verificar su grado de miopía. Llegaba a su casa al caer la tarde, cansada y no siempre satisfecha. Hoy, el “día de hacerse los exámenes” no pasa de 30 minutos. Ana sólo tiene que ir hasta el puesto de salud del municipio de Morrinhos, donde vive, para ser atendida. La nueva realidad se debe a los beneficios de la telesalud, que ofrece servicios y cuidados de salud a distancia, por medio de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y al trabajo de profesionales que, independientemente del lugar donde estén, intercambian informaciones sobre el paciente, por vídeo o web-conferencias, con el propósito de analizar el caso y llegar al diagnóstico final.

En Brasil, el cambio en la rutina de muchos brasileños, ya sean ellos pacientes o médicos, se justifica debido a dos iniciativas públicas en el área de la salud: la Telesalud Brasil Redes y la Red Universitaria de Telemedicina (Rute). Lanzada en el 2006, la primera es un programa del Ministerio de la Salud (MS), que tiene como objetivo mejorar la calidad del servicio y de la atención básica en el Sistema Único de Salud (SUS), a través de las herramientas de las TIC, que ofrecen condiciones para promover la tele-asistencia y la tele-educación. La acción está presente en todo Brasil y permite la calificación de profesionales de Salud de la Familia y el intercambio de informaciones a través de Internet entre médicos del SUS y especialistas, por medio de la oferta de tele-diagnósticos y tele-consultorías sobre casos clínicos, proceso de trabajo, educación en salud, planificación y monitoreo de acciones en atención primaria a la salud.

La Rute surgió también en el 2006, como una iniciativa del Ministerio de la Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI), para implantar infraestructura de comunicación en universidades públicas y sus hospitales universitarios (HUs), instituciones de salud y hospitales certificados de enseñanza e Investigación en el país, beneficiando la creación de núcleos de Telemedicina y Telesalud. Coordinada por la RNP, la red fortalece e Integra la Telesalud Brasil Redes para viabilizar el intercambio entre profesionales de salud y grupos de investigaciones nacionales, por medio del intercambio de informaciones, charlas, acciones de educación permanente, segunda opinión formativa y tele-consulta. También posee 55 Grupos de Interés Especial (Special Interest Groups – SIGs) en varias especialidades de la salud, que se reúnen para la discusión de casos clínicos e intercambio de experiencias y conocimientos. Actualmente, la Rute está formada por 118 unidades en plena operación en las cinco regiones de Brasil y abarca más de 150 instituciones. 

Dotados de equipos de punta para comunicación en tiempo real, los núcleos de Telesalud y Telemedicina están conectados a la infraestructura de alto desempeño operada por la RNP, la red Ipé. Hoy atienden a cerca de siete mil equipos del Programa Salud de la Familia, en más de mil municipios brasileños.

Los beneficios de la Telesalud y Telemedicina por Brasil

En Río Grande do Sul, los recursos de videoconferencia fueron usados para ayudar a las víctimas del incendio en la discoteca Kiss, en la ciudad de Santa María, en el interior del Estado, en enero del 2013. Fueron realizadas reuniones virtuales entre el Ministerio de la Salud, la Fuerza Nacional del SUS, los hospitales brasileños, principalmente los del Sur que atendieron a los heridos, y centros de referencia en el tratamiento de quemaduras pulmonares, como los existentes en Irak, Miami, Toronto y San Diego, para definir estrategias para el tratamiento de los pacientes. “Los equipos de salud de Santa María contaron con nuestro apoyo en el tratamiento psicológico a las víctimas del incendio y a los parientes, una vez que incidentes como esos afectan mucho al lado emocional”, recuerda el coordinador del núcleo de telesalud de la Universidad Federal de Río Grande do Sul (UFRGS), Erno Harzheim.

En Río de Janeiro, en el núcleo de telemedicina del Instituto Nacional de Traumatología y Ortopedia (INTO), existe la colaboración con el Comité Olímpico Brasileño (COB) para la discusión, por videoconferencias, de casos clínicos de lesiones más complejas de atletas durante las Olimpíadas. En el 2012, en Londres, los equipos médicos de las delegaciones brasileñas recibieron ayuda de los especialistas de los centros de cirugías ortopédicas del INTO. “Dimos soporte durante los juegos olímpicos”, cuenta la coordinadora, Marisa Peter Silva. “También participaremos de la organización y ejecución de grandes eventos en Brasil”, revela. En las Olimpíadas del 2016, el objetivo del trabajo también será la segunda opinión médica.

En Goiás, son examinadas casi 500 retinografías por mes, detectando precozmente las principales causas de la ceguera. Un importante trabajo en el área de oftalmología es realizado por medio del tele-diagnóstico. “Los pacientes van hasta el puesto de salud, hacen los exámenes de vista necesarios y esperan el resultado. Las imágenes captadas son enviadas a una central, para que el médico oftalmólogo especializado haga el diagnóstico. Hecho el informe, él envía al profesional de salud que atiende a los pacientes en el puesto. Si el caso es grave, habrá como indicación de conducta la visita a un oftalmólogo. De lo contrario, constará apenas indicación de tratamiento”, explica el coordinador del núcleo de telesalud y telemedicina de la Universidad Federal de Goiás, Alexandre Taleb.

En el Amazonas, la implantación del Programa Nacional de Telesalud y los núcleos de telesalud y telemedicina de la Rute estrecharon las barreras de acceso geográfico y la falta de profesionales para la asistencia a la salud en el estado, sobre todo en el interior, en áreas de población ribereña y comunidad indígena. La telecomunicación es hecha por antenas de radiofrecuencia esparcidas por las unidades básicas de salud distribuidas por el territorio amazonense, que integran los profesionales de salud locales al núcleo central de la Universidad del Estado de Amazonas (UEA). El trabajo de salud indígena se destaca entre las acciones de telesalud en la región amazónica. “Nuestra población indígena talvez sea la mayor de Brasil. Además de aproximarnos, tuvimos que conocer la realidad en que viven”, cuenta el coordinador del polo de telemedicina de la Amazonía y actual rector de la UEA, Cleinaldo Costa.

En el Amazonas, hay dos polos de telesalud en áreas indígenas brasileñas, uno localizado en el distrito de Iauareté, en el municipio de São Gabriel da Cachoeira, en el extremo noroeste del Estado, y otro en Umirituba, en el municipio de Barreirinha, a 372 km de Manaus, o 6h de viaje – 4:30 horas de bote, embarcación de pequeño porte usada por la población ribereña, para llegar hasta Parintins, y 1:30 horas de avión de Parintins hasta Manaus. Actualmente, cerca de cinco mil indios son atendidos por profesionales de salud en Umirituba. En área indígena, la mayoría de las tele-atenciones está asociada a enfermedades dermatológicas y enfermedades causadas por el alcoholismo, como cirrosis hepática, diabetes e hipertensión arterial.

“Además de las comunidades indígenas, con la infraestructura de la telesalud, en cinco años, tuvimos la oportunidad de atender a más de 75 mil personas. Es un número considerable incluso porque las personas tendrían que recorrer al SUS en Manaus, con un costo muy alto de desplazamiento y, muchas veces, por vía aérea”, explica Cleinaldo.

En Minas Gerais, la atención por telesalud es hecha a 710 municipios (83% del Estado), correspondientes a casi mil puntos de atención, beneficiando a más de 1.900 equipos de Salud de la Familia. Cerca de 60 mil tele-consultorías ya fueron realizadas y, en el área de tele-cardiología, el Estado rompió el récord de más de 2 millones de electrocardiogramas analizados a distancia. El Centro de Telesalud del Hospital de las Clínicas de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) coordina la Red de Tele-asistencia de Minas Gerais (RTMG), una colaboración de seis universidades públicas mineras que viene a ser un ejemplo de servicio de telesalud sustentable y de gran porte. Hoy cerca de 2 mil electrocardiogramas son analizados por día. Y el paciente no debe gastar con transporte, alimentación y hospedaje, si es necesario. La coordinadora del núcleo de telesalud del Hospital de las Clínicas de la UFMG, Beatriz Alckmin, resalta los beneficios de la tecnología. “Como promedio, 80% de los servicios por telesalud evitan la transferencia de pacientes, lo que generó un ahorro para el sistema público de salud de cerca de R$ 80 millones en ocho años de operación, comprobando la viabilidad económica de la práctica”.

Otro destaque en el área de tele-cardiología es la participación del servicio en la Red de Cuidado al Infarto Agudo del Miocardio (IAM) en Belo Horizonte. Los resultados alcanzados permitieron la elaboración del proyecto Minas Telecardio 2, que está implantando la Red de Cuidados al IAM en el Norte del Estado, con instalación de electrocardiogramas en las ambulancias del Servicio de Atención Móvil de Urgencia (SAMU) y en hospitales regionales para mejorar la atención de pacientes con sospecha de IAM en áreas remotas y aisladas.

En Pernambuco, el núcleo de telesalud de la Universidad Federal de Pernambuco (UFPE) ofrece servicios de tele-educación, tele-asistencia y telegestión. Según la coordinadora, Magdala Novaes, hay gran actuación también en el área de investigación y desarrollo. “Es una de las áreas más fuertes, pues desarrollamos tecnologías y evaluamos su impacto en la mejoría de la calidad de la asistencia a la salud de la población, al mismo tiempo en que contribuimos para la formación de recursos humanos especializados en salud digital”, dice. Otro punto fuerte es el trabajo realizado en el área de la política de sangre. El núcleo desarrolló e Implementó la Red Rhemo, de colaboración virtual por videoconferencia para los servicios de hemoterapia y hepatología en el país, en colaboración con la Coordinación General de la Sangre y Hemoderivados del Ministerio de la Salud. Fueron implantadas 31 salas de videoconferencia en todos los hemo-centros coordinadores de Brasil.

“El objetivo de esa red es contribuir para aumentar la eficiencia de los procesos de gestión, cambio de experiencias, apoyo a la investigación y formación de redes de conocimiento entre los servicios de la hemo-red brasileña, y su integración con las demás redes de telesalud del país, tales como la Rute y la Telesalud Brasil Redes. Por medio de videoconferencias, reuniones clínicas y de gestión, cursos y seminarios ocurren de norte a sur del país, permitiendo el perfeccionamiento de técnicas de diagnóstico y la actualización profesional permanente en todos los Hemo-centros Coordinadores del país”, explica Magdala.

Según la coordinadora Nacional de Telesalud Brasil Redes, Tâmara Guedes, el programa viene ganando visibilidad. “Se está convirtiendo en el foco de interés de la gestión a partir de las evidencias presentadas, convirtiéndose en una herramienta importante de regulación. La Telesalud actúa en la reducción de transferencias para especialidades, reduciendo filas de espera para atención y costos para la gestión”.

Esos resultados fueron verificados en estudios focales realizados por los núcleos del Estado de Minas Gerais y por el del Estado de Río Grande do Sul, que muestran que la tele-consultoría es capaz de evitar, en aproximadamente 70% de los casos, la necesidad de remoción de pacientes, ya que esos son resueltos en las propias Unidades de Salud de la Familia. Una investigación de satisfacción con los equipos que utilizan el servicio atestó que 67% de los profesionales creen que la telesalud contribuyó mucho para romper la sensación de aislamiento y para su decisión de permanecer en localidades remotas.

“Es notorio el crecimiento de la Telesalud desde su creación en el 2006. Desde la cantidad de puntos implantados, crecimiento en la utilización de servicios hasta su compleja red de núcleos. Los resultados alcanzados con la implantación del programa y de la Rute demuestran un avance significativo en los procesos de calificación de los profesionales de salud, especialmente de aquellos que actúan en los municipios de difícil acceso”, concluye Tâmara.